TITULARES

Rusia reducirá ofensiva mientras Ucrania ofrece renunciar a OTAN

 



ESTAMBUL.- Las delegaciones rusa y ucraniana han mantenido este martes en Turquía una nueva ronda de negociaciones para intentar poner fin a la guerra de Ucrania

OPERACIONES EN TORNO A KIEV

Al término de la reunión, que ha durado cuatro horas, el Ministerio de Defensa rusoha anunciado que, para facilitar el diálogo, «reducirá drásticamente» las operaciones en torno a Kiev y a la ciudad de Chernígov.

El jefe negociador ruso, Vladimir Medinski, ha aclarado en declaraciones a la agencia rusa TASS que esto «no se trata de un alto el fuego», aunque aspiran a «alcanzar gradualmente una desescalada del conflicto, al menos en estos frentes».

Medinski ha asegurado antes que las conversaciones han sido «constructivas», y que trasladarán lo tratado al presidente, Vladímir Putin. No obstante, ha insistido en que no habrá reunión entre el líder ruso y Volodímir Zelenski hasta que no haya un acuerdo firmado por los ministros de Exteriores.

El mismo Putin ha reconocido»avances» en las negociaciones en una llamada telefónica con el presidente francés, Emmanuel Macron. Según el Elíseo, el presidente de Rusia sigue obcecado en sus objetivos militares y todavía no está dispuesto a facilitar una operación humanitaria en Mariúpol.

Rusia dice que reducirá su ofensiva y Ucrania ofrece renunciar a la OTAN a cambio de garantías – Escuchar ahora

Ucrania pide un sistema de seguridad con garantes internacionales 

Por su parte, la delegación ucraniana ha planteado un sistema de garantías de seguridad con intervención de diversos países, entre ellos Polonia, Turquía, Canadá e Israel, y la ausencia en su territorio de bases militares a cambio de adoptar un estatuto de neutralidad.

También propone abrir un periodo de consultas de 15 años sobre el estatuto de la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014. Según el jefe negociador ruso, las peticiones ucranianas incluyen asimismo que Rusia no se oponga a su entrada en la Unión Europea. 

No obstante, han insistido en la necesidad del fin de las hostilidades y la retirada de tropas rusas para que cualquier acuerdo entre en vigor, y en que haya una reunión entre Putin y Zelenski. La parte ucraniana espera ahora la respuesta de Rusia.

Hasta ahora, Rusia exigía que Ucrania adopte un estatuto de neutralidad y no entre en la OTAN, algo que Zelenski ya se ha abierto a pactar, pero también pretende obtener de Kiev el reconocimiento de la anexión de Crimea y la independencia del Donbás.

El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha asegurado que la reunión ha sido la más productiva hasta el momento y que los negociadores han acordado volver a mantener otro encuentro pronto, aunque sin precisar la fecha. La previsión era que los contactos, que han tenido lugar a puerta cerrada, se prolongaran durante todo el día y continuaran este miércoles.

Desconfianza en Occidente 

Tanto Londres como Washington han reaccionado a estos últimos movimientos afirmando que juzgarán a Moscú por sus actos y no por sus palabras. «No hay indicios de que Rusia quiere poner inmediatamente fin a la guerra», ha comentado el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken.

El Pentágono ha descartado que, por el momento, las tropas rusas se hayan retirado, aunque ha confirmado un reposicionamiento de algunos pocos efectivos de las fuerzas rusas fuera de Kiev.

Del mismo modo, la agencia Reuters recoge los comentarios de fuentes de un gobierno de Occidente, que pone en duda la seriedad de Rusia en estas negociaciones. «Es más bien un ejercicio táctico para ganar tiempo«, han señalado de forma anónima, aunque confían en que sirvan «en algún momento» para llegar a un alto el fuego. «Somos escépticos de que sea real todavía».

Reunión presencial en Turquía

Ambas delegaciones se han reunido durante cuatro horas en el Palacio de Dolmabahçe en Estambul, sede de la presidencia turca.

«Creemos que no hay perdedores de una paz justa y equitativa. La continuación de la guerra no es del agrado de ninguna de las partes y un alto el fuego inmediato beneficiaría a todos», ha declarado el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, antes de dar comienzo la reunión.

El multimillonario ruso Roman Abramovich, uno de los oligarcas rusos afectados por las sanciones internacionales, y considerado un mediador del Kremlin, ha asistido a las negociaciones, aunque no está claro qué papel juega.


No hay comentarios.