TITULARES

Soto Jiménez considera necesaria una ley de seguridad y defensa en donde se repartan los roles policiales y militares

 


SANTO DOMINGO-.El exsecretario de las Fuerzas Armadas, el general José Miguel Soto Jiménez, dijo que este país está lleno de muchas leyes vírgenes que se emiten, se aprueban ¡y ya!, igual que la reforma orgánica de la ley de las Fuerzas Armadas.

A propósito de las medidas anunciadas recientemente para enfrentar la delincuencia, Soto Jiménez considera que lo que procede es hacer una ley de seguridad y defensa, fundamentalmente para que se repartan los roles policiales y militares.

Llamó a no festinar la medida de lanzar a las calles el patrullaje mixto, el cual describió como un recurso que se ha utilizado en varios gobiernos ante el repunte de la violencia y actos delictivos, porque en la actualidad no tiene el mismo efecto que antes.

“Es un recurso que no se puede festinar porque es un factor disuasorio. No se manda a los guardias a matar gente a la calle, pero la gente ya, como dicen los tigueres: ´no cogen de esa´, porque cuando ven la guardia… antes decían… ¡…ño los guardias están en la calle´, pero ya eso no hace el efecto”, rememoró.

Considera que hay que ir a la raíz, porque todos los gobiernos han caído en el famoso asunto de la reforma policial, “que es necesaria, pero no en desmedro de lo que la Policía Nacional representa”.

“El problema de la Policía básica no es el de la represión, es en la disuasión del delito y eso tiene que ver con aspectos tan básicos como el patrullaje continuo”, manifestó.

Soto Jiménez piensa que al Estado se le ha desbordado el tema de la delincuencia, y consideró que no se puede cifrar la reforma solo en la Policía, sino también en la sociedad y otras instituciones.

“Hay que plantearse una reforma que incluya la PN, la Justicia… y hay que visualizar y continuar la reforma en ese sentido, en el tema correccional”, apuntó.

Al preguntarle sobre su parecer en cuanto a la verja perimetral que se ha comenzado a construir en la línea fronteriza, el exsecretario de las FF. AA. Manifestó que “hay que montar el muro sobre el muro que debe haber en la conciencia nacional”.

“Es una obra física que creo necesaria. Ese muro tiene que ser más inexpugnable o montado sobre la conciencia del dominicano, inclusive se pueden integrar con las organizaciones y las escuelas”, manifestó durante su participación en el programa Reseñas, que conducen los periodistas Rafael Núñez y Adelaida Martínez R. por Entelevisión los sábados a las 9:00 de la noche.

Expresó que es la marca, la señalización de ese sentimiento, pero que, naturalmente, hay que comprender que el muro sin el hombre vale poco y el hombre no es solo el dominicano común, sino las Fuerzas Armadas: “Y ahí deben integrarse todas las agencias”.

El historiador José Miguel Soto Jiménez considera que el dictador Rafael Leonidas Trujillo sigue vivo, no solo en la funcionalidad del Estado, sino también en otros muchos aspectos de la vida nacional.

“Yo tengo una tesis: a 61 años de la muerte del dictador… y ahora está de moda porque se está hablando de destrujillización y de la vida nacional… Yo digo que hay que volver a matar a Trujillo otra vez y eso parece un tremendismo”, manifestó Soto Jiménez, a propósito de compartir detalles de su libro “Malfiní. Radiografía de un magnicidio”.

El exsecretario de las Fuerzas Armadas manifestó que sin ser muy pretencioso, piensa que uno de los culpables de que se esté hablando de destrujillización del Estado es él mismo.

“Y tú te preguntarás: ¿pero Soto quiere volver a matar a Trujillo? Es una muerte ritual, Yo lo que pienso es que Trujillo no solo en la funcionalidad del Estado, sino también en otros muchos aspectos de la vida nacional y, sobre todo, como lo demuestran los acontecimientos, sigue vivo en el imaginario de poder del pueblo dominicano”, dijo.

Sobre la opinión de algunos de que ese remanente trujillista se pone de manifiesto hasta en el comportamiento de la Policía y las fuerzas militares, Soto Jiménez dijo que hay un estudio inglés que se refiere a esta parte.

“A mí me gustó lo que ellos dijeron, eso naturalmente ya no es una política de Estado como lo fue en otras épocas. Sin embargo, quedan los residuos en la mentalidad, pero no solo en los guardias y policías, sino en el ciudadano común”, manifestó, al explicar que las Fuerzas Armadas son un reflejo de la sociedad donde se desarrollan.

Señaló que es una falta de respeto a los hombres y mujeres que sufrieron la dictadura, decir a 61 años de la muerte de Trujillo que no se ha avanzado.

“Mira lo que hemos avanzado: hay tratadistas que dicen que tenemos una democracia electoral o electoralista, pero a la gente se le ha olvidado los traumas subsiguientes que había en cada proceso. Pero yo no estoy hablando de esas crisis electorales muy propias de aquí y de Latinoamérica… a la gente se le olvidó que hubo campañas electorales aquí donde hubo batallas campales con armas de fuego”, apuntó.

No hay comentarios.