PUBLICIDAD

TITULARES

Royal Caribbean, con pérdidas por COVID-19, se prepara para nueva realidad




ESTADOS UNIDOS.- La compañía de cruceros Royal Caribbean, que tuvo unas pérdidas netas de 1.400 millones de dólares (6,91 dólares por acción) en el primer trimestre de

2020, volverá a operar por fases y solo cuando esté totalmente lista, dijeron este miércoles sus directivos.

Richard Fain, presidente y CEO de la segunda compañía más grande del mundo en el sector de cruceros, que tiene todos sus viajes suspendidos hasta el 31 de julio, presentó este miércoles los resultados del primer trimestre de 2020, un año que está resultando aciago para los cruceros debido al COVID-19.

El nuevo coronavirus se ha cebado en pasajeros y tripulantes y ha hecho que las autoridades sanitarias de EE.UU. ordenaran parar todos los viajes de esos barcos turísticos.

La mejor prueba del daño económico causado por la pandemia es que Royal Caribbean tuvo en el primer trimestre de 2019 unos ingresos netos de 249,7 millones (1,19 por acción) y un año después unas pérdidas netas de 1.400 millones de dólares.

Las pérdidas netas ajustadas supusieron 310,4 millones (1,48 dólares por acción), mientras que en el primer trimestre de 2019 tuvo unas ganancias netas ajustadas de 275,8 millones de dólares.

Las prioridades después de dos meses con las operaciones suspendidas son trabajar para proteger mejor a pasajeros y tripulantes, mejorar la liquidez y prepararse para la nueva realidad tras el coronavirus.

Fain destacó los “cambios dramáticos en las condiciones de negocio” que Royal Caribbean ha experimentado a raíz de la pandemia y dijo que cuando sus barcos vuelvan a prestar servicio, “estarán navegando por un mundo cambiado”.

A su juicio, para poder mantener a pasajeros y tripulantes “seguros y sanos” y poner el negocio de Royal Caribbean y de sus agentes de viaje socios en una “posición de vuelta al crecimiento” es crucial prepararse bien para el nuevo contexto, además de ser transparente para recuperar la confianza de la gente.

Con ayuda de expertos de diversas áreas, la compañía está elaborando un “Programa de Regreso Seguro al Servicio”.

En la videoconferencia de presentación de resultados, Fain dijo que después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 la industria de los cruceros tuvo que hacer cambios y ajustes, pero volvió a operar como lo hacía.

Eso es algo imposible con el COVID-19, que ha creado “una nueva realidad” donde todo va a ser diferente, dijo.

Michael Bayley, presidente de Royal Caribbean International, dijo que cada continente tiene distintas realidades y que es posible que en Europa y Asia Royal Caribbean reanude antes sus operaciones que en América y otras partes del mundo.

Fain dijo al respecto que la vuelta a la operatividad será gradual y que comenzará no con la flota al completo, sino con un grupo reducido de barcos.

Antes de la pandemia, Royal Caribbean tenía un nivel de reservas para 2020 alto y con precios más elevados que los de 2019.

Las reservas y los precios para este año, una vez que comiencen las operaciones de nuevo, son mucho más bajos que las de 2019.

Sin embargo, las reservas para 2021 están llegando en niveles similares a los de antes del COVID-19, alentadas por dos programas que hacen menos costosas las cancelaciones.

A fecha del 30 de abril, la compañía tenía una liquidez de aproximadamente 2.300 millones en efectivo o equivalente, que en mayo se vio incrementada en unos 1.000 millones de dólares por una oferta de pagarés de garantía preferente.

No hay comentarios.